jueves, 14 de mayo de 2009

El cine y los días

Siempre he tenido una relación íntima, intimista diría yo, con el cine. Recuerdo de memoria quien dirige la película, a actores y actrices, la banda sonora y la circunstancia en la que la vi, el que momento de mi vida, si fue en casa, si fui sola al cine, o con quién. Recuerdo que El padrino, la vi sola en el primer piso en el que viví después de ser estudiante y con ella estrené mi vídeo, un VHS que me regalaron por mi cumpleaños y que me causó una emoción indescriptible. Cosas que nunca te dije, fui a verla a un aula de cultura, con dos compañeras de piso, la noche del día de los enamorados, después me enamoré de una de ellas —ironías de la vida—. The Priest, la vi una noche que hice de canguro de una mis primas, que era un bebé todavía y que ahora es casi tan alta como yo. Las amistades peligrosas, fue en el instituto, al lado de una amiga —peligrosa por cierto— que me quitaba el sueño.

He recordado todo esto, porque el lunes en la biblioteca, estuve viendo Balzac y la costurera china —en realidad, ya la había visto, pero no me importó repetir— una película con una fotografía impresionante y con guión bastante bueno. Al volver a casa, fui por el camino mas largo deleitándome en la película que acaba de ver, recordando la vez anterior en la que la había visto y en como ha cambiado mi vida desde entonces, en aquel momento mi vida —como la de la costurera— parecía ser como el último escalón de una escalera empinada, y al ver como se terminaban los escalones, decidí saltar —con miedo, pero salté— y caí de pie.

Y ahora hay por ahí una película que no he visto, pero que me trae muy buenos recuerdos, supongo que será por los intentos fallidos, porque cada vez que he intentado ir a verla, me ha surgido un plan mejor.

8 comentarios:

  1. habrá que verla algún día, no???

    ResponderEliminar
  2. Claro, tendremos que verla, a ver si somos capaces. bss

    ResponderEliminar
  3. Una relación muy similar a la tuya, es la que tengo yo con ese monstruo, entre sensible y despiadado, que es el cine.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Ay... mi padre trabjaba en el cine, en el cine con minúsculas, es decir, en la sala, en la taquilla, y acomodando. Allí me crié. ¿ Qué puedo decir del cine? Es parte de mi vida. Por algo he salido yo tan peliculera...ja ja. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Raúl. Es cierto, terrible y despiadado pero ... tan hermoso.

    Clave de sol. ¿Si?, que curioso, el cine que había en mi pueblo era de mi familia, asi que he visto cine... ufff. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Pues yo tengo poca relación. ;)

    ResponderEliminar
  7. ¿El cine era de tu familia? ja ja ...qué coincidencia...el mío no era de mi familia pero trabajaban mi padre y mi tía y hasta con chupete he ido yo al cine...menudas peliculeras estamos hechas...como para no...

    ResponderEliminar
  8. de la familia de mi madre, sí. anda que no es visto yo cine en verano, asi ha salido la niña, en las nubes. un beso

    ResponderEliminar