martes, 30 de junio de 2009

Sinónimo de corazón


Por la calle mi falda se mueve alegre

y el pelo ondea con el aire,

pero creo verte de lejos,

y me atraganto con tu estopa

que me hace un tapón en el pecho,

que me hace respirar con dificultad,

y silban mis pulmones cada vez que expulso aire.


Abro mi pecho,

para extraer el recuerdo que tapona mis pulmones,

y está vacío, vacío

nada,

en mi cavidad torácica no hay nada.


Cierro mi camisa,

para que no pueda verse el agujero,

y pido un café

en la cafetería

que está más alejada de tu casa.


viernes, 19 de junio de 2009

No se me ocurre título.


Ays que vida.

Trabajo en una ONG (que eso en sí, es un estilo de vida, pero bueno, ese tema pa otro post) y llevamos organizando durante un mes, talleres en centros de salud mi ciudad. Este jueves el tema del taller era "homosexualidad y estereotipos" y allí que me fui con mi compi y el representante (vamos a llamarlo Z.) de una asociación LGTB (la mas conocida en España, que el nombre pos no viene al caso), bueno allí estuvimos los tres charlando sobre la vida y las cosas hasta la hora de empezar.

El taller lo impartió Z. y los asistentes eran médicos (lo pongo en masculino, porque solo eran hombres) y enfermeras (en femenino), Z. habló del proceso que vive una persona cuando se reconoce homosexual, cuando lo acepta o no lo acepta hasta ahí todo normal, hasta que comenzó a poner ejemplos y claro el personal se revoluciono. Habló de identidad de género, de orientación del deseo y afecto, y de cómo esta considerada socialmente la homosexualidad, y de los problemas que tienen lesbianas y gays en el sistema de salud, en ese momento el publico masculino comenzó a levantar la voz. Había un señor con el pelo blanco, que opinaba que los gays no tiene ningún problemas en ningún sitio, ni en el sistema sanitario, ni con sus familias ni nada, que "eso ya no es problema", y comencé a escuchar perlas como:

- Hay familias, que prefieren tener un hijo drogadicto que homosexual.
- ¿Una chica lesbiana en un gimnasio, en que vestuario se cambia, en el de los chicos?
- Hay gente que prefiere tener un hijo normal que uno homosexual.

Yo, tuve que protestar, es que me estaba poniendo ya de color verde, pero vamos que dio lo mismo. Estuvimos allí un rato debatiendo, muy asertivamente, cuando a mi lo que me daban ganas era de mandarlos a todos a ....

Al terminar, nos subimos en el ascensor con una de la enfermeras, que estaba atónita la pobre, íbamos comentando lo que había ocurrido. Cuando Z. dijo:
- Bueno, eran simpáticos.
- Si, unos australopithecus muy simpáticos- contestó la enfermera.

Una debacle, que diría alguien que conozco.

miércoles, 17 de junio de 2009

Cosas, cosas, cosas


Visto el éxito que ha tenido la convocatoria de minis, seguiré haciendo convocatorias de vez en cuando, una vez al mes o así. Muchas gracias a todas y todos los que participáis, podéis seguir enviando las minis, el plazo no ha terminado, porque simplemente no hay plazo.

Hice los años la semana pasada, fue un cumpleaños memorable, no sólo porque he llegado a los 35 (sana y salva), sino por que he tenido mucho que celebrar. Toatoa demostró con creces, estar a mi lado incondicionalmente y ese fue mi mejor regalo (los otros también eh!), mi casa se llenó de gente y fue genial, es curioso porque me estoy mudando de ella (llevo meses mudándome en realidad) y la fiesta del sábado fue también despedida.

Por cierto, la foto de inicio del blog, es lo que se ve desde la terraza de mi casa, es una vista genial ¿verdad?, la foto, como el blog, es un diseño de Toatoa


Como ya he contado, en alguna ocasión, tengo debilidad por la poesía, os dejo un poema de Ángel González, poeta que descubrí en mi club de lectura (soy así de friki que vamos a hacerle).



HAY QUE SER MUY VALIENTE


Hay que ser muy valiente para vivir con miedo,

contra lo que se cree comúnmente,

no es siempre el miedo asunto de cobardes.

Para vivir muerto de miedo,

hace falta muchisimo valor.

martes, 16 de junio de 2009

Ya te he dicho que no quiero. Mini de Mayo


—¡Ya te he dicho que no quiero!
Caminaban con paso rápido en dirección a la Clínica.
—Pero es mío también. Balbució Pablo.
—Me da igual. La decisión está tomada.
—Tu la has tomado sin con…
—¡Ya te he dicho que no quiero!, atajó Sonia. No quiero este hijo. Ahora no. Lo primero es… mi trabajo, mi carrera. Además, esto no ha sido más que un estúpido accidente.
El ya no pudo decir nada más. Dos gruesas lágrimas resbalaban por sus mejillas.
Era suyo. También era suyo; pero lo llevaba ella.
Llegaron a la entrada. Pablo la miró fijamente a los ojos y sintió ganas de vomitar.

Ya te he dicho que no quiero. Mini de Malena.


—Ya te he dicho que no quiero, no quiero que me toques.

—Pero mujer, cómo vamos a hacer el amor sin tocarte.

—Lo hacemos si quieres—dijo Amanda con desgana, mirándose en el espejo y colocando un rizo de su perfecto flequillo— pero no me toques, me despeinas y no me gusta, llevo toda la mañana en la peluquería.

Pablo resopló y se armó de paciencia —Llevamos meses así Amanda, antes no te importaba estar despeinada—.

—Antes, antes, antes...—repitió exasperada— Antes, vivíamos en una casa con una habitación y ahora vivimos aquí.

—Sí ––dijo Pablo pensativo— y hacíamos el amor en el suelo y nos despeinábamos.

Amanda hizo chasquear su lengua en señal de fastidio.

—Amanda…

—Dime—contesto ella alargando la i, de una manera que a Pablo le pareció desagradable.

—Si continuamos así, voy a divorciarme de ti.

—No digas tonterías Pablo.

—Hablo en serio—dijo mientra jugueteaba los gemelos de la camisa y notaba como se acelera su pulso—Creo que no me quieres igual que antes.

— ¿En serio quieres divorciarte de mí? — mientras pronunciaba estas palabras, apartaba la mirada del espejo y miraba a su marido.

— ¿Tú qué quieres?—preguntó él acercándose.

—Yo….creo que deberíamos hablarlo después de la fiesta.

Pablo se levantó despacio, ajustándose la corbata y los gemelos se dirigió a la puerta del dormitorio, lentamente, esperando alguna señal por parte de su mujer, que se había girado de nuevo hacia el espejo.

—Pablo…

A él le saltó el corazón en el pecho, no estaba seguro si era miedo.

—Dime Amanda—a penas reconoció la débil voz que salió de su garganta.

— ¿Has dicho en serio lo del divorcio?

¡No, claro que no!, pensó, sin poder articular palabra, sintiendo un nudo en la garganta que no le dejaba respirar.

—Es que si lo has dicho en serio —dijo ella—he pensado que a ti nunca te ha gustado mucho la casa de la playa.

Ya te he dicho que no quiero. Mini de Vince


Ya te he dicho que no quiero, no quiero tu cuerpo en mi cama, ni tu aroma entre mis sabanas, no quiero despertar y encontrar tus zapatos junto a los míos y mucho menos un beso de buenos días, no quiero que me llames ni tampoco quiero un “te quiero”.

Quiero entrar al bar y sentarme en una mesa del fondo, donde pueda mirarte desde lejos, donde mis ojos se oculten de tus ojos, donde pueda refugiarme de tu voz encantadora que a todos enloquece. Así que cóbrate esta cerveza y camina hacia la barra, que quiero seguir mirándote, soñando con todo eso que no quiero.


Ya te he dicho que no quiero. Mini de La rubia lista


Ya te he dicho que no quiero perderte, ya te he dicho que no quiero olvidarte ni que me olvides, ya te he dicho que no quiero que te alejes de mi lado, ya te he dicho que no quiero echarte de menos a cada paso, ya te he dicho que no quiero dejar de quererte, ya te he dicho que no quiero vivir sin tu cariño, ya te he dicho que no quiero tanto dolor en mi pecho..pero cada mañana al despertar, lamento haberte perdido. Aun no te he olvidado, pero ya, casi no te recuerdo. Siento que estás tan lejos que ni siquiera te siento. Sin duda y pese a mi incansable engaño, te echo de menos en cada gota de aire que entra en mi. Ha pasado tanto tiempo que me acostumbré a no quererte y que no me quisieras. Me duele tanto, que para seguir viviendo, sueño cada noche que ya me has dicho que no quieres.

viernes, 12 de junio de 2009

Ya te he dicho que no quiero. Mini de zapatos rojos


- "¡Ya te he dicho que no quiero!. Me niego. No quiero y punto. ¡Me importa una mierda que sea una orden!.¡NO pienso volver a coger el fusil!.¡No quiero ya! ¿A quién le importa esta guerra absurda!¿Por qué, por qué? Estoy hasta los cojones...No se te ocurra apuntarme, no lo hagas, porque no voy a volver a coger el fusil. ¿Te enteras? No lo voy a hacer.Baja el fusil, bájalo porque no voy a seguir tus malditas órdenes...Bien, si quieres hazlo, dispara, dispara, venga, dispara porque no voy a seguir ni una puta orden más¿Te enteras?".

Entonces sonó un disparo seco,de los que hielan el alma, un cuerpo inerte cayó al suelo y la guerra continuó.

Ya te he dicho que no quiero. Mini de Moreiras

Ya te he dicho que no quiero (La vida moderna)

Ya te he dicho que no quiero, hoy no es buen día, tengo mil cosas que hacer, y desde luego hoy no tengo tiempo para morirme. Pásate mañana, y ya veremos.
La Muerte se dio media vuelta perpleja, no podía creer lo que acababa de oír, pensó que quizás debiera hacer algún curso de reciclaje para la vida moderna, se metió en la primera boca de metro que encontró, cabizbaja, esto ya no es lo que era.

Te he dicho que no quiero. Mini de Clave de Sol


Memorias de una Sirena que se hizo mujer.


-Te he dicho que no quiero que salgas al mar a cantar entre los barcos, que es peligroso. Pero tú te empeñas en aferrarte a los brazos de cualquier nave en la que un marinero te tienda su mirada.

-Lo siento madre, no he vuelto a aferrarme a ningún barco. Nado sola, aunque tengo un amigo marinero con el que a veces coincido en nuestra isla.

Es cierto que hace años que nado en un mar de tempestades. Cuando creo flotar, las olas me arrastran hacia la playa, pero yo sigo nadando, sigo nadando en la arena, en seco, son tantas mis ganas de sobrevivir… A veces me lleno de heridas, pero las olas me arrastran de nuevo al mar. Vuelvo a entrar en él dolorida, sedienta y muy cansada, con los brazos agotados y el cuerpo y la mente exhausta… pero ya no me aferro a ningún barco… nado sola, aunque a veces visito una isla verde, llena de luz, de frescura y de paz. Allí calmo mi sed, curo mis heridas y vuelvo de nuevo al mar llena de energía… y sigo nadando y visitando la isla, y esta isla es mi esperanza…

Ahora he aprendido también a andar por ella con piernas firmes. Probablemente ya no sea una sirena, quizás me haya convertido en mujer.


jueves, 11 de junio de 2009

Ya te he dicho que no quiero. Mini de Toatoa


- Ya te he dicho que no quiero.
- ¿Cómo que no quieres?, ¿si tú siempre quieres?
- Pues hoy no.-se quejó Andrea, mientras apartaba las “manazas” de su novio de los pechos.
- Venga que sí... que me apetece mucho, además, mira cómo estoy.- comentó convincente Miguel, con su miembro voluptuoso, ya fuera del pantalón.
- No, de verdad.
- Que sí, mujer, que sí.- dijo finalizando la discusión.

Miguel se colocó sobre ella, subió lo justo su falda plisada, apartó las bragas y se insertó con la poca delicadeza habitual en su interior, para comenzar con el vaivén, primero más lento y después más rápido, mientras ella, mirando ensimismada a través de la ventana, esperaba que por fin se desahogase y la dejase en paz. Al fin y al cabo, él era su novio y futuro marido, un hombre con necesidades, y como bien le había inculcado su madre, si no quería quedarse “solterona” tendría siempre que acceder a sus deseos

Convocatoria minis...

Como soy así de enreda y ya se ha terminado mi taller de escritura (creativa), pues había pensado hacer un minitaller aqui, a ver quien se anima.

Lo que he pensado: Que vayamos aportando una ideas para un mini relato y los/las demás escriban algo (cortito) con la idea aportada.

Me podeis enviar las ideas al correo y publicarlas yo un dia a la semana y las minificiones en los comentarios. A ver que sale.

Para empezar, un mini relato que comience con:

Ya te he dicho que no quiero.

lunes, 8 de junio de 2009

Las cosas que escucho en la calle

Es curioso las cosas que escucha una en la calle cuando camina, he olvidado la mitad, pero bueno:


- Ay laura engorda hasta el aire.

- Entonces llevó los vaqueros a la iglesia

- Pues mira al final ganaron Martín y él.

- Vane! Vaneeeee!.

- ¿Me das fuego por favor?.

- Justo enfrente de la tienda del púas, giras a la derecha y allí es.

- Y va el tío y me dice que le pague.

- Se me quitó la tristeza esa que tenía.

- Ya llego, ya llego.

- Era maricón seguro, porque le pegó cuatro hostias y salió corriendo.

jueves, 4 de junio de 2009

Un poema de Neruda


Tengo debilidad por la poesía, desde muy pequeña.

Casi todos los poetas del libro de literatura del instituto estaban subrayados: Celaya, Neruda, Blas de Otero, Rubén Dario y sobre todo Luis Cernuda, con su poema Donde habite el olvido, que emociona cada vez que lo leo, de una manera indescriptible.


De mayor, he descubierto otros (y otras poetas) que me hacen vibrar igualmente.

Este que os dejo aquí, es un soneto de Neruda. Soneto LXIX -69 para los/las que no controlen lo números romanos, nada de bromitas eh-.


Y una canción de Camille, Assise.


Soneto LXIX

Tal vez no ser es ser sin que tú seas,
sin que vayas cortando el mediodía
como una flor azul, sin que camines
más tarde por la niebla y los ladrillos,


sin esa luz que llevas en la mano
que tal vez otros no verán dorada,
que tal vez nadie supo que crecía
como el origen rojo de la rosa,


sin que seas, en fin, sin que vinieras
brusca, incitante, a conocer mi vida,
ráfaga de rosal, trigo del viento,


y desde entonces soy porque tú eres,
y desde entonces eres, soy y somos,
y por amor seré, serás, seremos.



martes, 2 de junio de 2009

un martes cualquiera

Hace un calor terrible en esta ciudad llena de cuestas.

Termina mi club de lectura
y el taller de relatos.

En nada cumplo 35
y he cogido algunos kilitos.

Me voy de vacaciones a Portugal en tres semanas
con una compañia inmejorable.

Estoy haciendo mudanza,
de casa,
de opiniones,
y de miradas sobre las cosas.

Últimamente creo en el karma,
en que lo bueno y lo malo se compensa y vuelve,
por eso,
a veces,
me pregunto qué habré hecho yo tan bien
para que duermas conmigo todas las noches.