jueves, 27 de agosto de 2009

Misa de nueve

Isabel corría calle abajo, llegaba tarde a misa de nueve y conocía de sobra la reprimenda que iba recibir de Sormaría. El corazón parecía salirse del pecho cuando se detuvo frente a la entrada principal de la iglesia, se alisó el uniforme del colegio, se hizo de nuevo la coleta, tomó aire y empujó la puerta. Tardó unos instantes en acomodar sus ojos a la oscuridad, pudo notar los ojos de todas sus compañeras encima, buscó con mirada desesperada un hueco en un banco. Enseguida vio a Sormaría, con unos ojos que la taladraban, señalarle un sitio con el mentón, justo a su lado, resignada se acomodó en el hueco que quedaba entre la hermana y la nada. Al terminar la misa, Isabel intentó marcharse, pero Sormaría no le dio la oportunidad:

Tenemos que hablar señorita—Isabel, se quedó quieta— ¿Se puede saber, que es eso tan importante que tenías que hacer, para llegar tarde a la casa del Señor?

Pues…. —intentó decir la niña.

Te has perdido una homilía magnifica, sobre la ayuda al prójimo y a los más necesitados—dijo la monja, juntando las manos y mirando el techo del templo.

Eso quería…. —dijo Isabel impaciente.

No hay excusa, estarás castigada después de clase, tendrás que confesarte además.

Sí hermana, pero…—enmudeció al ver como se abrían los ojos de Sormaría, que no estaba acostumbrada a las respuestas de las colegialas.

Se hizo el silencio en toda la iglesia, todas las demás, niñas y monjas se habían marchado ya, casi se oía el arder de la velas.

— Niña insolente, nada jusfitica llegar tarde a misa, nada, ¿entiendes?—resopló la monja. Isabel, insitistió una vez más.

— Hermana yo…—cogió aire—Hermana, yo, yo me he encontrado un pobre pidiendo en la calle y …

¿Y? — dijo la monja.

Le he dado mi bocadillo y me he quedado hablando un rato con él.

Sormaría titubeó antes de contestar —Estás castigada de todos modos.

Pero ¿por qué? —dijo la niña—si estaba ayudando al prójimo.

No hay más que hablar, has llegado tarde y estás castigada, ¿entendido? — La niña bajó la cabeza, sin decir nada— ¿Entendido?—gritó la monja.

No, no hermana no lo he entendido —dijo suavemente— pero creo que tiene razón mi abuela.

¿Tú abuela?, ¿que tiene que ver tu abuela, en esto?

Mi abuela siempre dice, que hay personas que pasan de largo delante de los pobres, para llegar temprano a misa.

El eco de una bofetada, retumbó durante varios segundos en la iglesia románica.

jueves, 20 de agosto de 2009

Que calor!


En estos días de calor y calor, en los que no se puede dormir sin sudar, no apetece ni escribir, así que dejo una selección de frases, poemas y cosas que leo por ahí que me gustan, por hacerme reír, por que me parecen verdad, por ser un poco malvadas, o por que son de amor o desamor.


HAIKUS. M. BENEDETTI
No quiero verte
por el resto del año
o sea hasta el martes.


Quisiera verte
en vigilia o en sueños
o dondequiera.


Cuando te vayas
no olvides de llevarte
tus menosprecios.


Con la verdad
no se juega / se juega
con la mentira.


Que buen insomnio
si me desvelo sobre
tu cuerpo único.


En la razón
sólo entrarán las dudas
que tengan llave.


FRASES DE GROUCHO MARX

¿A quien va usted a creer?, ¿a mí, o a sus propios ojos?.

Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros.

Nunca olvido una cara. Pero en su caso, estaré encantado de hacer una excepción.

La inteligencia militar es una contradicción en los términos.

He pasado una noche estupenda. Pero no ha sido ésta.

O usted se ha muerto o mi reloj se ha parado.

Bebo para hacer interesantes a las demás personas.

¿Qué por qué estaba yo con esa mujer? Porque me recuerda a tí. De hecho, me recuerda a tí más que tú.

Disculpen si les llamo caballeros, pero es que no los conozco muy bien.

El verdadero amor sólo se presenta una vez en la vida... y luego ya no hay quien se lo quite de encima.

No piense mal de mí, señorita. Mi interés por usted es puramente sexual.


GREGUERÍAS. RAMÓN GÓMEZ DE LA SERNA.

Si te conoces demasiado a tí mismo, dejarás de saludarte.

Si vais a la felicidad llevad sombrilla.

Aburrirse es besar a la muerte.

La manera de curarse el corazón es ahorrando presentimientos.

Tenía un sueño con cerrojo por dentro.


CRISTINA PERI ROSSI


Distancia justa

En el amor, y en el boxeo

todo es cuestión de distancia

Si te acercas demasiado me excito
me asusto
me obnubilo digo tonterías
me echo a temblar
pero si estás lejos
sufro entristezco
me desvelo
y escribo poemas.
"Otra vez eros" 1999


Oración

Líbranos, Señor,
de encontrarnos
años después,
con nuestros grandes amores.

"Inmovilidad de los barcos" 1997



martes, 11 de agosto de 2009

Vuelta de vacaciones.


Ya he vuelto de las vacaciones, he tenido de todo, playita, casa rural y un reencuentro con una amiga que no veía hace un par de años, ha merecido la pena el viaje. Uno de estos días de vacaciones, charlando con unas amigas en la plaza de un pueblo manchego, entre risas, decidimos que hay tres pasos fundamentales para cualquier lesbiana, cuando digo pasos, me refiero a experiencias:

- Una novia hetero (no me digáis que no, que a todas nos ha pasado).
- Una (no tiene que ser novia, con amiga cercana cercana vale) loca.
- Y una cansina. Éstas dos últimas, en realidad pueden ser la misma.

Y ya está, cuando pases por estas tres fases, ya puedes vivir tranquila, que eres lesbiana seguro y estás preparada para todo.

Ésto es un poco de coña, pero cuando mas hablo con mujeres, mas me doy cuenta que el bollodrama existe, yo que siempre he sido muy reticente a las etiquetas, veo que en ocasiones el dramón está presente en muchas muchas vidas.

Dejando esto a una lado, os propongo dos versiones de una de mis canciones favoritas La vie en rose. La primera de Edith Piaf, que me devuelve a mis clases de francés en mi Instituto, me encanta esta versión y su voz, tan triste y tan de gramófono y la segunda, de un anuncio, es muy corta pero c'est la vie.