domingo, 15 de noviembre de 2009

Las tribulaciones de una cacereña en Cáceres


Viernes por la tarde. Como algo rápido y salgo pitando de casa, tengo la que pasar la ITV, voy volando casi por la ciudad para llegar a tiempo, ya que gracias al Plan E, la ciudad está llena de obras y hoyos, vamos que conducir por ella es jugar a la oca, porque no sabes cúantas veces vas a tener que volver hacia atrás, o volver a la casilla de entrada, antes de llegar a tu destino. Llego al servicio de Inspección Técnica de Vehículos, tarde pero llego, me sitúo en la cola y me fijo en que soy la única mujer. Me pregunto si las mujeres no tienen coche, o yo no he coincido con ninguna, cuando me doy cuenta de que sí que alguna hay con su coche, pero le pasa a inspección algún hombre de su entorno próximo. Paso la ITV sin problema, mi cochecito, tiene una nueva pegatina.

Me voy corriendo a la farmacia, a comprar un jarabe para la tos, para mi pareja que está en la cama, con gripe, que no sabemos si es A, porque no hacen las pruebas a no ser que seas del algún grupo de riesgo, que creo que hay que ser de los GEOS para que te hagan la dichosa prueba. Aparco en zona azul, pero no tengo suelto, así que no pongo ticket. Entro en la farmacia y compro el jarabe, cuando voy saliendo se me escurre la bolsa de los dedos y termina en el suelo. El bote de cristal se ha roto, me giro de nuevo y le digo al farmacéutico que me de otro, y para pagarle le doy la tarjeta, ya no tengo mas dinero en efectivo, y me dice que no, que no me cobra cuatro euros con la tarjeta, que vaya a un cajero, le contesto que tengo mucha prisa, que tengo el coche mal aparcado y que me esperan en casa, pero ni por esas. Busco en mi monedero y le pago los cuatro euros en céntimos casi, mientra pienso que menuda forma de velar por la salud, que en cualquier bar, tiras una cerveza y te ponen otra, en fin.

Me voy de nuevo a buscar el coche y cuando llego el señor que pone las multas está al lado con libreta y boli en mano, me mira, sonríe y me dice "anda vete", le doy las gracias y me marcho.

Es que hay días que parece que todo va más rápido y más difícil que de costumbre.

15 comentarios:

  1. Afortunadamente tú tienes fuerza y temple de sobra para afrontar éste y cualquier otro día de Cáceres.
    Muuuuak ;)

    ResponderEliminar
  2. También hay obras por ahí?

    Yo creía que el único pirado de España era el Belloch con su tranvía zaragozano...

    Y si, hay días que parece que te agarren de los brazos para no avanzar...

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida, añádele dos niños y tendrás algunos minutos para respirar...

    ResponderEliminar
  4. Si es que hay dias.....
    en Madrid ya no hay calles sólo obras.
    ce la vie, mon petitte.
    besos

    ResponderEliminar
  5. Hay días que lo mejor sería no levantarse. Nosotras podemos con todo ¡Que leche!

    Beso.

    ResponderEliminar
  6. Para que luego digan que Cáceres es tranquila... :S

    (no te preocupes por tu novio, he pasado la gripe a y no es nada...)

    Besitos!

    ResponderEliminar
  7. Toa. Gracias guapa.

    Belén. Yo creo que hay obras en todas partes. Es verdad, hay veces que parece que alguien te agarra, habrá que tomarselo cn tranquilidad.

    Techocolate. Eso pensaba yo, que si ademas llevas sillita debe ser como para morirse.

    Alex B. Pero madrid lleva en obras desde hace años no? jejeje, esa es la sensación que da a los que llegamos de fuera.

    Mariquilla. Si si podemos con todo, pero hay veces que yo estoy cansailla.

    Cris. Es tranquila en agosto creo yo. Gracias, no es para tanto la gripe a, por lo visto. Y no es novio, es novia. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Qué estres, Malena, qué estrés me has generado.

    Pd.- Era imposible que adivinaras la película sobre la que aparentemente he escrito el relato, puesto que esta entrada, como bien indica la etiqueta, no partía de ninguna peli. Sonrío.

    ResponderEliminar
  9. Raúl. Bueno, en realiad Cáceres, está muy bien para vivir, de verdad. Imagina el estrés que tengo que no me he dado cuenta del título.
    Gracias por pasarte, un saludo.

    ResponderEliminar
  10. A mil por hora....


    Tranquila, siempre vienen tiempos mejores... no lo dudes

    y que tu pareja esté bien


    chauchera

    ResponderEliminar
  11. En agosto no es tranquila, es desesperante
    :S

    ResponderEliminar
  12. buen conjunto de tribulaciones

    ResponderEliminar
  13. Thamara Elizabeth. Es cierto a mil por hora voy siempre. Gracias ;)

    Cris. Desesperante es cierto, yo solo le veo una cosa buena a esta ciudad en agosto: Poder aparcar casi en cualquier sitio!!. Un beso

    Anónimo. Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Cáceres es pequeña, pero matona, sobre todo si a Murphy le da por jugar a la oca contigo, por citar tu ejemplo.

    un beso

    ResponderEliminar
  15. Crazy_chord.
    Matona es verdad. Cuanto tiempo! me alegra verte por aqui. Un beso

    ResponderEliminar