martes, 15 de diciembre de 2009

Elecciones II


Casi no podían caminar por el supermercado del centro comercial. Isabel y su hijo iban por los pasillos de los juguetes sin rumbo, el niño delante marcando el camino y la madre detrás, con el uno objetivo de no perderlo de vista. Después de deambular Isabel compró algunas cosas, que encontró rápidamente en las estanterías a pesar de que habían pasado años desde la última vez que entró allí.

Había sido extraño caminar por la ciudad en la que había vivido cuando estudiaba, estaba todo más o menos igual, algunos bloques nuevos, pero pocos cambios. Ya en la caja vio una silueta de espaldas que le resultó familiar, aquella postura erguida, aquella gracia en los brazos y el cuello recto con pose de bailarina, no podían ser de otra persona, era Ana. Isabel sintió que su cuerpo dejó de pesarle, sintió la ingravidez de sus caderas y en sus piernas, tanto, que movió los pies para ver si el suelo seguía en su sitio. La recordó bailando sólo para ella, con sus zapatillas de ballet y el pelo en la cara, mirándola con sus ojos verdes y se estremeció. La examinó largo tiempo y, Ana sin saberse observada, miraba a ninguna parte embelesada. Cuando Ana comenzó a cambiar de postura, Isabel se giró rápidamente segura de no ser reconocida. Pagó la compra, recogió las bolsas, agarró al niño de la mano y salió precipitadamente hacia la calle.

Un vez en la puerta, el aire frío la despertó y buscó en el bolso un gorro para su hijo y su sombrero, ese que a su marido no le gustaba nada y que ella había comprado sabiendo que no era de su estilo, en realidad no combinaba con su ropa, pero cuando era estudiante siempre quiso comprase un sombrero así y nunca tuvo dinero para hacerlo, ahora podía comprarlo.

Un coche hizo sonar el claxon, era su marido esperando en la puerta, se dirigieron hacia el coche, subió en él y miró por la ventanilla. Vio a Ana alejarse y todo el peso del que se había librando un rato antes volvió sobre sus hombros, duplicado.

5 comentarios:

  1. La otra perspectiva de la historia es casi más interesante aún... es un filón del que se podría obtener mucho más... quizás una novela, no??
    Adoro tu desbordante imaginación. T B.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo el cambio de perspectiva. Me ha encantado y también tengo la sensación de que necesito saber más...porque los personajes ya me son conocidos y hay una cierta complicidad entre los sentimientos de la chica y otras cosas que nos hiciste sentir con el número uno. Me ha gustado mucho.¿ Qué se dicen dentro del coche..?
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. el plan 'cine/cena/charla en el orden que queramos' suena genial. os llamo el lunes y decidimos.

    un beso!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta , mucho. Espero la tercera parte a ver que se dicen en el coche. Y cuando lo haga con él? ¿Quién estará en su mente? ja,ja,ja.

    Beso

    ResponderEliminar
  5. Buen encaminamiento por parte de Mariquilla... ¿cuáles serán sus fantasías sexuales?

    ResponderEliminar