viernes, 11 de diciembre de 2009

Elecciones


Ana llegó al centro comercial, con prisa para hacer una compra de última hora, a su novia se le había olvidado la salsa para la cena de navidad. El supermercado estaba atestado, localizó la salsa olvidada y se puso en la cola que le pareció más pequeña, aunque en realidad eran todas iguales de largas.

Mirando distraidamente mientras esperaba, la vio. Vio a su antigua amante, en la cola de al lado, y ella, no pareció percatarse de su presencia. La observó con detenimiento desde el anonimato del supermercado: tenía pelo corto, unas botas negras de altísimo tacón, llevaba puesta una camisa blanca y un abrigo negro entallado, de su hombro colgaba un bolso negro también y un niño con sus mismo ojos estaba a su lado, cogido de su mano. Una imagen del pasado vino a la mente de Ana, la recordó con su melena rizada, con la falda larga de chillones colores, con las muñecas llenas de sonoras pulseras y pensó ¿habré cambiando yo tanto?.

Volvió de su ensimismamiento cuando la cajera, le llamó la atención, pagó y recogió su compra, mirando hacia la cola contigua por si ella seguía allí, y vio como se marchaba. De forma inconsciente la siguió por los pasillos hasta la salida. Una vez en la puerta, ella abrió el bolso y sacó un gorro de lana para el niño y un sombrero guateado de cuadros con colores vivos, para ella. Ana pensó que después de todo, aquel sombrero era su pequeña rebelión en la vida en blanco y negro que había elegido.

9 comentarios:

  1. Buena historia. La verdad es que así es como espero encontrar a la primera novia que tuve, encorsetada en la sociedad heterosexual y pegándose sus escapaditas a Chueca...
    Yo prefiero vivir la vida plenamente y no siguiendo los estrictos decretos de la sociedad.
    Muuuuuaak

    ResponderEliminar
  2. Bueno, la historia no es real, pero de todo hay si..

    ResponderEliminar
  3. Constantemenete celebramos "elecciones" con nosotros mismos, y muchas veces nos equivocamos; pero lo que forma nuestra esencia acaba siempre manifestándose.
    Me ha gustado la historia.Me ha hecho pensar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. De todas formas el blanco y negro va por dentro. Yo veo a un anitguo amor con su mismo pelo largo, sus mismas camisas coloridas y su mismo mensaje de libertad en la apariencia...aunque su corazón es negro como el carbón y la conciencia la tiene sin color, porque sencillamente carece de ella.Podríamos hacer un club de afectados por su actitud criminal,eso sí, siempre llevará imagen progresista. No es oro todo lo que reluce...
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Lo bueno de encontrar a nuestros antiguos amantes, son la cantidad de recuerdo que nos inundan.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. bonita historia. A veces el Pasado llama a nuestra puerta, y en ocasiones, entra sin ni siquiera avisar. Qué bien leerte de nuevo
    besitos

    ResponderEliminar
  7. Es una buena forma de rebelarse...

    Me ha gustado

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Toa. Jo que triste, no? en fin, cada uno que haga lo que pueda.

    Alex. B. Te ha hecho pensar? me alegro. Es cierto, elegimos cosas en ocasiones de forma muy consciente y otras no tanto. También creo que lo que uno es acaba manifestandose, de forma buena si se le deja espacio y de forma extraña y mala sino. Una vez leí un proverbio africano que decía: "la verdad que entierras por la cabeza, sobresale por los pies". Un beso

    Techocolatecafé. Claro, al final es actitud, el color el gris, se lleva en el alma. Aunque también creo que la forma de vestir, refleja muchas cosas. Besos

    África. A veces es una alegría y otras no. Pero eso es la vida, no?

    Zapatos rojos. Sí, después de la sequía, llega la calma. Un beso guapa.

    Belén. Gracias. Menuda rebelión un sombrero no? la pobre. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Cuando vemos a alguién que hace tiempo no veíamos, nos damos cuenta de como hemos cambiado todos. Como vamos creciendo y como lo estamos viviendo.

    Un abrazo
    Namasté

    ResponderEliminar