viernes, 9 de abril de 2010

Estás en tu casa

Anoche vi un programa en televisión de esos en los que la gente enseña sus casas. Me gusta verlo, hay casas fantásticas, preciosas y muy originales. El programa comienza de la siguiente manera: el reportero/as pregunta ¿quién vive aquí? y el dueño/a de la casa dice su nombre y su edad y pasa a ensañarte tu morada.

El programa de ayer tuvo muchas peculiaridades, me explico. La primera casa que vimos, nos la enseño una chica que al presentarse dijo que vivía sola y tenia 33 años, la casa, vamos a decir mansión, era una Villa Ibicenca, blanca y luminosa, con un montón de cosas que ni sabíamos que exitían, como teles giratorias o altavoces al lado de la piscina para las fiestas. Tú viendo eso, te dices: joer, en que trabajará esta criatura, para tener semejante casumbo; ella lo explica enseguida, es "personal shopper". Pero ésto no es lo curioso, lo genial viene cuando sale el padre y dice que la casa es suya, y la compradora personal, se apresura a decir, que vamos que la casa es de la "familia", que no es suya sino de "todos", y oye, sin querer te ríes de ella.

Después sale una casa sevillana en el centro de la ciudad, un apartamento enorme y precioso sinceramente. La dueña es una señora, que nos muestra cada rincón de la casa, decorado con un gusto "exquisito": la habitación de su hija, toda rosa, "para la princesa de la casa"-dice-, los radiadores del cuarto de invitados que tienen nosequé de un repujado, su armario que es mas grande que mi piso... una preciosidad de casa. Cuando la reportera le pregunta que a qué se dedica, titubea y dice que ayuda a su marido en los negocios (tú dices: ya, ya, seguro) y sobre todo a ser mamá, y que no tiene tiempo para nada más (en fin...).

Hubo muchas casas, no las recuerdo todas, pero me quedé con algunas cosas que me llamaron la atención: una chica que vivía en un apartamento, creo que era en Barcelona, enorme con unas vistas increíbles y que dijo que era personal shopper también. Y pensé: verás tú la de inscripciones que va a tener el curso "Cómo ser personal shopper en 6 meses" de CCC que anuncian en la radio, a todas horas.
O la familia que no tenía puertas en su casa, ni en el baño, y el marido llegó a reconocer que cuando se acercaba alguien al baño había que gritar para avisar que estaba ocupado, pero que era el precio a pagar por vivir en una casa de diseño. O la señora que contó que su casa había sido un chollo: 200 mil euros pagó por la fabrica vieja para reconstruirla entera y, que le había merecido la pena; para contar después que la ventana que daba a la calle le había costado 12.000 euros, yo me quedé atónita. Menuda reforma haría yo con ese dinero a mi casita. No sé a qué se dedicaba, pero seguro que era personal shopper, me he equivocado de carrera señoras y señores.




16 comentarios:

  1. Ya te digo que si nos hemos equivocado de ocupación... anda que si llegan a contarme hace doce años que un informático en Extremadura como mucho llegaría a ser mileurista... me iba yo a comer los años de sacrificio extremo que necesité para obtener el título. Un módulo y a correr... o como las dueñas de esas pedazos de casas... personal shopper.

    Interesantísima entrada, Malena.
    Muakis!!

    ResponderEliminar
  2. Malena,te cuento una curiosidad: La casa de los padres de uno de mis ex, no tenía puertas. Las quitaron porque era una casa muy pequeña, de esas que hacía Franco a mala leche para los obreros. Con mucho patio comunitario y pocos metros cuadrados. El caso es que me costó terriblemente acostumbrarme a la situación... Pero el baño, sí tenía... y no te cuento más, porque la verdad, en aquella casa nada era normal...ufff...ja ja

    ResponderEliminar
  3. En este momento cambio mis papeles en la universidad y me inscribo en la primera que tenga la carrera de Personal Shopper. ¡No se diga más!

    ResponderEliminar
  4. QUE PENA LA VERDAD... ESTA GENTE ME DA MUCHA LÁSTIMA.
    ME PREGUNTO SI SERÁN FELICES, SI DISFRUTARAN DE SUS HIJOS, DE SU FAMILIA Y SOBRE TODO DE ELLOS MISMOS.

    ME QUEDO CON LO QUE TENGO , QUE PARA MI LO ES TODO.

    BESAZOS Y SER FELICES, QUE NOS VAMOS A MORIR,CON O SIN CASA.

    ResponderEliminar
  5. Toa. me temo que las dueñas de esas casas no han hecho ni un módulo, a no ser que cuente ser hija de... o esposa de ...No sé si hay título para esas cosas.

    Techocolatecafé. Sin puertas? pero ni es las habitaciones? que extraño. Cuenta, cuenta... jajaja

    Esperáme en Siberia. Pues harías bien, jejeje.

    Mariquilla. Yo también me quedo con lo que tengo, pero no quiero caer en el tópico de que los "ricos" son infelices y los "pobres" somos mu ricos porque tenemos amor, creo que de todo habrá.
    Yo sí tengo afortunadamente, mucho amor, pero no tengo piscina propia, ays...

    ResponderEliminar
  6. Malena...No tenía puertas ni en las habitaciones...ja ja

    En cuanto a lo que comenta mariquilla, un día alguien me dijo que puestos a llorar, y ya que todos lloramos y sufrimos en la vida, no es lo mismo llorar dentro de un Roll Royce, que llorar tirado en la acera muerto de frio. Las palabras son de Rockefeller. Aunque no nos gusten...
    No es lo mismo divorciarse con niños y quedarse en un chalet, que en un piso sin espacio y sin calefacción. ( esta es mi versión pobre de las palabras de Rockefeller)
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ni en las habitaciones, ufff

    Totalmente de acuerdo contigo, no es lo mismo llorar en una habitación sin ventanas, que en una terraza soleada.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que ninguno de los que muestran en su casa conoce la cartilla del paro...

    Saludotes

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué coño es ser una personal shopper?

    Besos de 45 m2!

    ResponderEliminar
  10. Hyku. Eso creo yo, aunque muchos de ellos no trabajen. Besos.

    Cris. Eso me pregunto yo. Creo que es algo como: 2porfi, porfi comprame unos zapatos rojos para mi vestido nuevo", y la personal shopper, va corriendo a comprarlos, para tí.

    ResponderEliminar
  11. Peor, que el personal shopper, es el que lo contrata .
    Hay mucho exhibicionismo en esto de mostrar la casa propia y lo digo a conciencia porque trabajo en el sector.Pero tanto de ricos como de pobres, creedme que yo he visto a personas que se hacen un chalecito para vivir , mirando hasta el último euro y tienen una cocina para enseñar y otra en el sótano para cocinar.
    Hablando de cocina, para mi una prueba de verdadera amistad y confianza es la de el que te invita a comer en la cocina de su casa.
    Besos para todas.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, cariño.
    Sí: soy la chica de la esquina derecha en la foto.

    Muá.

    ResponderEliminar
  13. En otro que ví yo salía una señora que era duquesa o no se qué y que por cierto tenía una casa horrorosa,con cortinas por todos lados ,jarrones de flores artificiales por todos lados,muebles por todos lados...bueno no sé de espanto y las señoras que trabajaban en casa tenían uniforme así como de las antiguas casas victorianas con cofia y todo y bueno era todo un espanto. En un momento le preguntaron que si no era muy grande para vivir su marido y ella solos y dijo que sí que tendrían que cambiar de casa pero que ella le daría claustrofobia vivir en un piso, que si cambiaba algún día sería en una no menos de trescientos o cuatrocientos metros cuadrados.Ahí es na¡ qué gracia¡. Estamos como volaos¡

    ResponderEliminar
  14. Alex B. Pues sí, hay un exhibicionimo extraño. Yo también conozco gente que aunque no tenga masión, tiene una cocina preciosa e impoluta, para después cocinar en el patio, para que no "se ensucie". Y sí, tienes razón con lo de comer en la cocina, cuando comes con alguien en su cocina, ya eres de casa.
    Besos.

    Espérame en siberia. Pues ya te tengo fichada, jejeje. besos.

    Ana. Yo también vi ese reportaje, me hizo mucha gracia, sobre todo cuando dijo que para hablar con su marido lo tenía que llamar al móvil, porque cada uno tenia un comedor jajaja, el amor y dinero....

    ResponderEliminar
  15. Pues a mí me parece patético estar en casa y tener que llamar a tu marido por el móvil para poder verle... me parece el colmo de la opulencia, sobre todo en estos tiempos de crisis en los que vivimos.

    Besos a Malena y a toda su legión de seguidores/as.

    ResponderEliminar
  16. El colmo del abusurdo, pará qué quieres vivir con alguien al que no ves?

    ResponderEliminar