martes, 17 de agosto de 2010

Terapia


Ese martes Laura entraba por primera vez en la consulta de un psicólogo. Tomó asiento, y echando vistazo alrededor, pensó que el despacho estaba algo destartalado para su gusto, pero intentó no darle importancia a esas cosas. Enseguida se relajó y comenzó a hablar de su vida, de sus traumas no resueltos y de la imposibilidad, que ella reconocía tener para decir "no" y para expresar sus ideas a los demás. En alguna ocasión tuvo la sensación de que el psicólogo la juzgaba, pero en general salió satisfecha, con una nueva perspestiva sobre sus cosas, y con una cita para la semana siguiente. El psicólogo, antes de despedirse insistió bastante en que debía comenzar a expresar sus opiniones abierta y asertivamente y, a no ceder a los deseos de los demás, de manera continua.

El lunes de la semana siguente, recordó que la terapia coincidía con el comienzo de su clases de francés, y llamó a su psicologo para cambiarla.
- Hola Antonio, llamaba para cambiar la hora de la cita, coincide con mis clase de francés.
- Tendrías que haber avisado antes.
- Si lo sé y lo siento, pero me gustaría cambiarla.
- No tengo hueco en esta semana, está todo ocupado.
- Vaya.
- Por una vez que faltes, no pasa nada. Lo tendremos en cuenta, para las próxima citas.
- Ah de acuerdo. ¿Entonces qué día voy?
- Pues el miércoles a las diez.
- Ah, creía que me habías dicho que por faltar a terapia una vez no ocurría nada.
- No, no.
- En realidad, no quiero faltar a la clase de francés, prefiero cambiar la cita Antonio.
- No pasa nada... vienes a terapia y para la próxima cita, lo tenemos en cuenta.
- ...
- Hasta el miércoles Laura.

Laura colgó el teléfono atónita, su propio psicólogo, no había tenido en cuenta su opinión y ella no había sido capaz de decirle que "no".


11 comentarios:

  1. Es curiosa la psicología... ¿no te parece?

    Me gusta el nuevo look de tu blog. Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Uhmmm! Me encanta tu nuevo traje ,. lleno de vida , frescura y alegría . Por cierto... el psicológo muy bueno, el si que ha sabido mantenerse en su sitio.

    Besazo

    Chony

    ResponderEliminar
  3. Toa. Sí curiosa, y algunos psicólogos tambi´n.

    Chony. Necesitaba colores, he dejado el austero negro. El psicólogo muy bueno.

    Besos a las dos

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito el nuevo diseño. Qué alegre.En cuanto a los psicólogos... qué decirte... Un día leí un libro que se llama:Psicólogos, psiquiatras y otros enfermos...

    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, a veces dan miedo.
    Sí es mas alegre, necesito colores.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Vaya hombre... ese psicólogo era muy malo, además de una persona un tanto egoísta...

    Besicos

    ResponderEliminar
  7. Ni caso a los loqueros, el mejor terapeuta suele ser el amigo a quien no hacemos caso cuando refleja nuestro interior.

    Animados besos, como el nuevo look

    ResponderEliminar
  8. menudo cambio!!se ha hecho de día?

    un saludo

    ResponderEliminar
  9. Belén. Un poco egoísta sí. Besos.

    Hyku. Los amigos nos conocen bien, y nos quierenn, pero en ocasiones los buenos psicólogos yo creo que ayudan, pero los buenos.
    Un beso.

    Isra. Síii, salido el sol brillante, brillante.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué alegría!Yo creo que el psicólogo realmente la pone a prueba.
    besitos

    ResponderEliminar