viernes, 24 de septiembre de 2010

En un mes

Se habían conocido hacía un mes, sólo habían tenido unas cuatro citas y aún así Manuel sentía que estaba enamorado completamente, aunque hacía una semana que no veía a Marisa.

Sus amigos le recomendaban prudencia, pero Manuel era incapaz de controlarse. Así que la llamaba a menudo para decirle Hola, a lo que ella respondía Manuel estoy trabajando, te llamo luego, pero luego no llamaba, entonces él le enviaba sms preguntándole, ¿estás bien? o ¿quedamos mañana?, contéstame porfa, porfa, pero ella parecía no verlos.

La amigas de Manuel, le recomendaron encarecidamente, que le dejara espacio, que si ella quería verlo, le llamaría tarde o temprano, pero su impaciencia no parecía tener límites. Así que decidió borrar el número de Marisa, para controlar sus impulsos.

Pero el remedio fue peor, ya que cada vez que quería llamarla, tenía que buscar su número en el papelito donde lo había apuntado y, de tanto marcar el número, acabó aprendiéndoselo, pero ella seguía sin contestar.

15 comentarios:

  1. Hay personas que quedan tan ciegos por sus propios sentimientos que son incapaces de ver y/o aceptar la realidad que tienen ante ellos.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. La pasión es lo que tiene: que se desboca sin razón alguna hasta convertirse en algo obsesivo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy absolutamente de acuerdo con toatoa, es dificil aceptar una realidad evidente, cuando sólo ves lo que quieres ver.

    ResponderEliminar
  4. En el amor, da igual la evidencia. Cada uno tiene la suya propia dentro de su cabeza...

    (Besos)

    ResponderEliminar
  5. Por dios, que alguien le explique que ella no quiera nada con el!

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Nunca he entendido a la gente así. En fin.

    Gracias por tan bonitas palabras en mi cumpleaños, encanto.
    Siente un abrazo inmenso :)

    ResponderEliminar
  7. Qué difícil es a veces aceptar la realidad.
    Sobre todo cuando duele...
    besos

    ResponderEliminar
  8. Yo pienso tambien que se debe de aceptar la realidad.
    un placer pasar a leerte.
    que tengas una feliz semana
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Debería pensar en cómo se puede sentir la otra parte. Tal vez entendería un poco mejor la situación.

    Un beso, sin excesos..
    :-)

    ResponderEliminar
  10. Toa. Sí, y creo que son bastante peligrosos/as.

    Raúl. Un pasión desbocada, da miedo, creo yo.

    Pandora. Es que hay ocasiones en que uno no ve, por imposibilidad real, por que la verdad es aún peor.

    Cris. Eso me temo.

    Esperáme. Yo tampoco, la verdad.

    Alex. B. Bueno en este caso, tampoco puede ser tan dolorosa, no se conocían a penas.

    Ricardo. Gracias, espero que pases una buena semana, un saludo.

    Hyku. La empatía es muy recomendable en estos casos. Vale, sin excesos.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Debe ser una tentación común. He guardado algún número a alguna amiga....y es que es una tentación irresistible la de apretar el botoncito y esuchar una voz que anhelas... aunque ella no te anhele a ti.

    ResponderEliminar
  12. Has guardado un número? no había oído algo así nunca, pero claro hay tentaciones que son irresistibles. Si es voz no te ahnela a tí, tarde o temprano se deja de llamar no?
    Besos

    ResponderEliminar
  13. He guardado el número de teléfono de algún chico porque una amiga me lo ha pedido. Después lo hizo otra siguiendo su ejemplo y así hasta una tercera. Todo para no llamar o no mandar mensajes. No las censuro. Yo una vez quise romper el movil. En mi caso no es porque yo llamara sino porque no quería contestar ...y siempre acababa cogiendo el teléfono. En el amor no somos tan originales. Cuando te enamoras, te vuelves de lo más común. Es un sentimiento universal...

    ResponderEliminar
  14. Entiendo a Manuel. Yo me enamoré de alguien sin ni siquiera haberlo visto nunca.

    ResponderEliminar
  15. Eso pasa, que te puedas enamorar de alguien a quien no has visto, de alguien que no quiere verte, lo veo más difícil.
    Besos

    ResponderEliminar