jueves, 16 de septiembre de 2010

Pasos

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío, no lo sé, no lo he servido nunca. De lo que sí estoy segura, es de que la decepción es un plato, que se come helado.

8 comentarios:

  1. Está claro que la decepción es bastante más complicado de digerir...

    Besos multicolores!!!

    ResponderEliminar
  2. Ufff!
    estoy haciendo un master...
    besos

    ResponderEliminar
  3. No sé que es la venganza, sé que es la decepción, no puedo decir más.

    ResponderEliminar
  4. pues la venganza debe ser muy dulce. Lástima que no me haya atrevido nunca.Pero me hubiera gustado, sinceramente. La decepción la llevo mejor, por la costumbre.

    ResponderEliminar
  5. La venganza dulce???, lo dudo, es mejor que la vida siga su curso, estoy convencida que es un bumerán. Leyendo todos los comentarios, me doy cuenta que todos hemos sufrido la decepción, lo cual me indica, que a parte de sufrirla, tambien la hemos provocado en otras personas. Esto es la vida, a veces somos el sujeto, y otras el objeto.

    ResponderEliminar
  6. Toa. Bastante mas complicada, pero se digiere. Besos.

    Alex. B. Ufff, pues vaya mala racha, a ver si mejora la cosa, besos.

    Antonio. Bienvenido, vuelve cuando quieras, estás en tu casa.

    Pandora. Yo tampoco conozco la vengaza, aunque a veces me gustaría, lo reconozco.

    Tech. Debe ser dulce, pero hay que tener ovarios para hacerlo, y yo de momento no los tengo. Y a la decepción, no me he acostumbrado aún, y espero no tener que hacerlo.

    Belén. Y tanto? en qué estarás pensando jejeje. Besos.

    Pandora. Por supuesto, a veces sufrimos decepciones y a veces las provocamos, estoy segura. De todos modos, en ocasiones a todos/as nos sale la vena visceral y la venganza nos asoma, otra cosa es que nos calmenos y lo dejemos pasar, pero somos animales (a veces no tan racionales).
    Besos

    ResponderEliminar