miércoles, 9 de febrero de 2011

Mujercitas

Estábamos las dos en la cocina, mi madre poniendo la mesa y yo terminado la comida. Mi padre, los niños y mi marido, estaban en el salón viendo algo en la tele, esperando a que les avisáramos para comer. Esta escena era igual cada sábado, nos reuníamos cada fin de semana desde que Juan y yo nos casamos. Ella y yo cocinábamos para todos, en cada reunión sin excepción.

Mi madre, se quedó pensativa con uno de los platos en la mano y me dijo:

- ¿Te ha servido de algo luchar tanto?
Me giré sosteniendo en la mano una cuchara, con los ojos abierto y le dije:
- ¿Qué...?
- ¿Eso hija, si te ha servido de algo, estudiar tanto, trabajar tanto en tu empresa, para llegar a casa y hacer lo mismo que yo: limpiar y fregar?
- Mamá...
- Te lo pregunto porque creo que, la mujeres de tu edad, creéis que sois libres por trabajar fuera de casa y no lo sois.

No me dió tiempo a responder, en ese momento mi padre entró en la cocina y dijo:
- ¿Qué tal mis mujercitas? Que bien estaís aqui las dos eh...

8 comentarios:

  1. La verdad es que yo no tengo últimamente la sensación de ser libre. Todo lo contrario. No hay trabajo, vivimos la época de las prohibiciones, todo el mundo espera un montón de cosas de mí y se me acaban las ideas y la paciencia...

    (Besos)

    ResponderEliminar
  2. Un buen día me ví con tres hijas un trabajo eventual en la administración, tres divorcios, y tomando las pastillitas de la risa , estas que te ocultan la verdad, esa verdad que está en nuestro interior y que es lo unico que nos hace libres. La libertad, esa que tanto ansiamos está aquí y ahora.

    Beso

    ResponderEliminar
  3. Me has recordado a una paciente mía que, con sus 45 años, se reía de la liberación femenina... vamos,que me decía que era lamayor engañufla del siglo...

    Besicos

    ResponderEliminar
  4. A mi me hace gracia cuando mi madre me llama al trabajo y me dice : Hija, ¿ qué haces? jo, como si no lo supiera ( currar mientras ella se va a la pelu... ). Pero es lo que hay en algunas cosas hemos ganado bastante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Para que una mujer viva esa libertad es necesario que su pareja también lo permita. 50% de responsabilidad de hijos, casa, compra, etc... para los dos en la pareja, así es como deberían ser las cosas. En realidad, en esa dirección es en la que hay que caminar, no en trabajar el doble.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  6. A veces si que tengo las sensación de que nos han vendido la moto, es más la hemos comprado muy gustosas.
    También creo que afortunadamente no todas las mujeres vivimos igual, no todas somos de las que trabajan dos jornadas, una en casa y otra en el trabajo. Yo trabajo en mi trabajo jornada completa y en mi casa el trabajo está compartido.
    Es cierto que del reparto de tareas, muchas mujeres son perdedoras, pero no todas viven así.
    Creo que también hay mucho tópico dentro de los "no tópicos".
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo pienso casi lo mismo que la paciente de Belén. Me parece todo un engaño. Mis hijos los han criado otras personas que a su vez dejaban sus hijos en otros lugares, donde a su vez esas mujeres dejaban sus hijos...y la espiral iba en aumento.Hemos trabajado para liberar¿ a quién? En cuanto no puedes elegir no hay liberación. No sé si mereció la pena.Al final ni tienes dinero, ni hijos, ni liberación. Eso sí... te levantas a las seis de la mañana para poder con todo y sentirte "mujer liberada". Lo pienso muchas veces.

    ResponderEliminar
  8. Estoyy contigo, pienso en mi madre, en mis abuelas, y ellas han vivido de otra manera, cerca de sus hijos. Pero lo cierto es que sus maridos no, ellos han estado fuera siempre. No sé, es un tema para el que necesito reflexionar más.
    un besino

    ResponderEliminar