miércoles, 27 de abril de 2011

Desesperadas medidas

-Tal y como yo lo veo-me dijo- o te vas tú o yo no te despido ni muerta. La empresa no va a pagarte ni un duro de indemnización.- 

Y se quedó tan tranquila oye, después de hacerme la vida imposible todos en la oficina para que me fuera, me dijo eso: !Ni muerta!.  Así que acudí a las medidas desesperadas, agarré la figuríta de mármol que estaba encima del escritorio, mientras mi jefa -ya por poco tiempo- abría los ojos desmesuradamente.

-Como quieras- le dije.

11 comentarios:

  1. jajaja, es cojonuda la mini, así te lo digo!!!!

    quieres caldo? pues toma tres tazas!!! me encanta!!!

    besos, artista!!

    ResponderEliminar
  2. miercole... que pena que estatuillas de marmol no haya en todos lados

    ResponderEliminar
  3. jaja y seguro que la tonta ni era la dueña de la empresa....
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Toa. Gracias corazón, me sonrojo con tus alagos.

    Lola. Sino hay estatuillas, seguro que habrá otros objetos contundentes...jejeje.

    Alex. Pues seguro que no, hay jefes que creen que van a heredar las empresas.

    Un beso a las tres

    ResponderEliminar
  5. Acierta en la cocorota, que si la sodomizas con la figurita igual gusta.

    Besos indefinidos

    ResponderEliminar
  6. Pues es que hay gente con la que entran ganas...

    Un beso !!!

    ResponderEliminar
  7. Cris. Me alegra que te guste.

    Syl. Gracias!!

    Hyku. Jajaja que bruto eres, me encanta!

    Tech. Si verdad? lo quedaremos en una mini. Un beso

    ResponderEliminar