martes, 21 de junio de 2011

El cristal con que se mira

Siempre he pensado que nuestra cultura, la que sea, es como un cristal a través del cual miramos el mundo. En ocasiones juzgamos la otras culturas/costumbres/ideas desde nuestro cristal particular, cada vez me reafirmo más en esta idea.

Estoy leyendo un libro de Isabel Allende La isla bajo en mar, en el libro un personaje, una esclava negra del siglo XVIII, da su visión de la religión cristiana de su ama. Explica que su ama adora a una Diosa, que se llama María, pero que esta Diosa no baila, no ha gozado nunca de un hombre y solo se pasa el día llorando porque mataron a su hijo. Y me ha hecho gracia, en realidad es una forma de verlo bastante neutra.

Me ha dado por pensar estas cosas, por el libro y por una imagen que vi en televisión hace poco: los romeros pegándose por saltar la verja para llegar a la virgen y cojerla en hombros y al poco tiempo de tanto vaivén la tiran al suelo y parten una de las columnas del palio. La verdad, es que no vi ninguna diferencia con otras manifestaciones de otras religiones, a las que los cristianos llaman despectivamente bárbaros y miran por encima de hombro.

lunes, 13 de junio de 2011

CORTOMETRAJE "MILAGRO"



Para ver con detenimiento, no podía haber tenido un título mejor

viernes, 3 de junio de 2011

Mi primera combustión

He descubierto una canción hoy, es la que aparece en el título de love of lesbian, parece ser un clásico del grupo, pero yo no la conocía. Es como un poema, parece que en lugar de cantarla la lee, solo una vez, sin estribillo. Os dejo la letra.
Supongo que a todos/as nos ha pasado, alguien nos ha hecho arder y después en un encuentro posterior, no coincide esa persona con lo que recordábamos.



Seis años después reapareces y hablando sola
resumes tu noria de vida en un solo café.
Y curado al fin, me permito el lujo de observar
tu pelo raro y creo que ahora fumas demasiado.
Y hablas como si te hubiera preguntado
de quién te vengabas todo el tiempo que yo estuve a tu lado.

Y aun no sé a qué diablos viene ahora tu llamada,
tiembla tu cuchara y eso nunca queda bien.
Di, di la verdad, llevas tiempo sin romper muñecos.
Pasados unos meses alguien me ajustó de nuevo
y queda un poco lejos cuando me incendiaste
y ya soplaron las cenizas, volaron las cenizas.