martes, 21 de junio de 2011

El cristal con que se mira

Siempre he pensado que nuestra cultura, la que sea, es como un cristal a través del cual miramos el mundo. En ocasiones juzgamos la otras culturas/costumbres/ideas desde nuestro cristal particular, cada vez me reafirmo más en esta idea.

Estoy leyendo un libro de Isabel Allende La isla bajo en mar, en el libro un personaje, una esclava negra del siglo XVIII, da su visión de la religión cristiana de su ama. Explica que su ama adora a una Diosa, que se llama María, pero que esta Diosa no baila, no ha gozado nunca de un hombre y solo se pasa el día llorando porque mataron a su hijo. Y me ha hecho gracia, en realidad es una forma de verlo bastante neutra.

Me ha dado por pensar estas cosas, por el libro y por una imagen que vi en televisión hace poco: los romeros pegándose por saltar la verja para llegar a la virgen y cojerla en hombros y al poco tiempo de tanto vaivén la tiran al suelo y parten una de las columnas del palio. La verdad, es que no vi ninguna diferencia con otras manifestaciones de otras religiones, a las que los cristianos llaman despectivamente bárbaros y miran por encima de hombro.

10 comentarios:

  1. Sí, verdaderamente es una visión muy interesante la que acabas de plantear en tu post. Invita a pensar acerca de lo flexibles que son los significados de "correcto" o "normal", por ejemplo. Está claro que todo depende del ojo que lo mira y de sus propias circunstancias y pasiones.

    Muy interesante post, Malena. Sigue así, deleitándonos con tus reflexiones.

    ResponderEliminar
  2. No tiene mucho que ver con ese tema, pero yo estoy leyendo "La mujer justa". El libro está dividido en tres partes, y las tres cuentan la misma historia pero desde los puntos de vista de los tres protagonistas. Pertenecen a la misma cultura y, sin embargo, es increible, cómo depende todo del cristal con que se mira...

    ResponderEliminar
  3. Toa. Gracias. Claro, es que en realidad el sitio en el que vivimos no da una especie de barniz, con el que mirar las cosas. Un abrazo

    Cris. Claro que tiene que ver. Me apunto el libro, tiene buena pinta. Un besino guapa

    ResponderEliminar
  4. Anda, precismente hace un rato estaba viendo un reportaje en el que hablaban de chamanes de culturas "primitivas" y de cómo su magia radica en la fe de sus creyentes, más que en ninguna forma de divinidad intrínseca al chamán. Acto seguido lo comparaban con inusitada objetividad con lo que sucede en la religión cristiana. Todo visto desde fuera puede ser un disparate, desde dentro sólo lo ajeno... Buena reflexión Malena. Me ha gustado tu blog :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Don_Mingo, gracias por tus palabras. Cada vez estoy mas segura, somos fruto de nuestra cultura, sesgada en ocasiones. Solo hay que salir un poco y ver otras cosas...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Tú crees que la forma de deseo sexual es algo cultural?

    ResponderEliminar
  7. En unas vacaciones llevamos propaganda de la semana santa de aquí a otro país. Cuando la sacamos en el salón de un amigo que es de otra religión, me dijo, por favor escóndela, mis hijas lloran y se sueñan con esas imágenes, nunca las habían visto y el día que las vieron lloraron y se asustaron mucho... Malena, pensé en qué andaría por nuestras cabecitas cuando éramos niñas y nos metieron tantas cosas sangrientas en la cabeza...igual teníamos el mismo miedo y angustia, pero había que verlo natural. Si lo piensas...es terrorífico. Es cierto.

    ResponderEliminar
  8. Dom Mingo, creo que el deseo sexual es algo cultural también, sólo hay que pensar en el erotismo que despertaban los pies dimintutos en la antigua China, o los diferentes clichés eróticos que se han sucedido en diferentes épocas, con distintas tallas, formas, volúmenes, etc.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Había una anécdota de un deportista, no se si jugador de baloncesto o de futbol que llego de EEUU directamente a Sevilla y en Semana Santa.
    Creo que al pobre casi le da un ataque al ver a los capuchinos ( era negro, claro).
    Sí, hay cosas que se ven ridículas si te paras a pensar .Tambien oi en la tele que una niña le decía a su madre al ver una imágen de la Virgen con las manos unidas rezando, que si estaba bailando el waka waka.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Don_Mingo. Pues no lo había pensado, no lo sé. Lo que si creo es que la cultura "oriente" sobre lo que está bien o mal y al final, nos adaptamos para no ser desadaptados.

    Tech. Es que la Semana Santa es mucho, normal que a la niñas les diera miedo. Yo recuerdo ir la procesión del "silencio" con mi madre de niña y aburrirme soberanamente y hacer esfuerzos por ir seria. Pero no me planteaba más, me llevaban y yo iba. Desde luego las figuras ensangrentadas dan repelús, incluso de mayor. Un beso

    Alex. El pobre encima llegó a Sevilla, que susto. Lo de la virgen cantando el waka waka, es muy bueno. En realidad con ese pelo y las mano así, lo parece jajaja. Un beso

    ResponderEliminar