sábado, 15 de octubre de 2011

El primer sueldo

Llevaba todo el sueldo en el bolso, era la primera vez que trabajaba. Había cobrado el día antes y tenía intención de gastárselo todo esa misma mañana, en ropa. Estaba cansada de mirar  su armario y ver pantalones viejos, camisetas heredadas y zapatos feos, iba a comprar de todo, de todo. No quería sentirse más como una patita fea.

Apretaba el bolso contra el pecho en el autobús mientras decidía dónde ir primero, si una zapatería o aquella tienda enorme a la que fue una vez con una amiga, en la que una persona podría perderse.

Después de varias horas llegó a casa, su madre se extrañó al verla llegar sin ninguna bolsa. "No había nada para mí mamá, toda la ropa era demasiado bonita" dijo y cerró la puerta del cuarto, suavemente.

8 comentarios:

  1. La entiendo. En ocasiones sólo hay desayuno para uno..

    Besos a medida

    ResponderEliminar
  2. Para comprar ropa bonita hay que sentirse digna de llevarla... qué importante es tener una autoestima sana!!

    Muy buena la mini, Malena, como siempre.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Hyku. A veces sólo para uno, sí. Un beso.

    Espérame. Sí terrible, me salió una mini triste, ha de todo en esta cabeza mía. Un beso guapa.

    Toa. Que cierto, la autoestima es más importante que la ropa o dinero para comprarla, pero claro no tiene precio. Gracias, siempre a mi vera, eres un sol, no me canso de decirtelo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quizá se anime cuando llegue el segundo sueldo? :s

    ResponderEliminar
  5. Me parece preciosa la mini, y no es triste: Yo creo que ella era demasiado bonita para esa ropa, solo es cuestión de tiempo que lo descubra. Me encanta tu sensibilidad.

    ResponderEliminar
  6. Gracias anónimo/a. Nos conocemos? un saludo

    ResponderEliminar