viernes, 18 de noviembre de 2011

Espinas

En una web he leído que hay pensamientos que tienen espinas, que al digerirlos van haciendo daño. Si cuidamos lo que comemos, eliminado las cosas que pueden perjudicarnos, también deberíamos hacer lo mismo con las ideas, pensamientos y las cosas en general que escuchamos por ahí.

Creo que de alguna manera es cierto, yo al menos en ocasiones engullo cosas que no debería y me doy cuenta luego, cuando van pasando a mi interior y me duele.

¿Qué profunda estoy, no?

19 comentarios:

  1. ¡Qué difícil es a veces no engullirlo!

    ResponderEliminar
  2. Lo que pasa es que hay veces que no te das cuenta hasta que no te lo has tragado...

    ResponderEliminar
  3. Es muy cierto. A veces pareciera que, por cuidar todos los demás aspectos, descuidamos muchísimo otros. En el caso de los pensamientos creo que siempre estamos con la tendencia auto-castigadora, ¿no?

    Besazo, bella.

    ResponderEliminar
  4. Mastica... con pausa..

    Besos sin espinas

    ResponderEliminar
  5. Cuando hay hambre, digieres lo que haga falta, que las heridas ya se curarán...

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón pero es mucho más fácil quitar las espinas al pescado, creo yo.

    ResponderEliminar
  7. Syl. ¿Sí, verdad? pero bueno, habrá que intentarlo.

    Espérame. Eso parece, en ocasiones nos descuidamos a nosotros. Un beso guapa

    Hyku. No, no masticar no, no quiero tragarlo. Un beso.

    Mary. Puede ser, pero creo que sería mas sano no tener heridas. Bienvenida.

    Dany. No se yo eh!! hay mucho pescado sin espinas. Un besino

    ResponderEliminar
  8. xD De en vez en cuando toca. Si te quedases siempre en la superficie te aburrirías.

    Estoy totalmente de acuerdo con los pensamientos con punzón. Parece que ganan repercusión con el tiempo. Así que sí, es mejor "ponerse a dieta" con los pensamientos si no queremos acabar engordando de pena y dolor.

    Un beso.

    P.D. A ver si nos vemos, ¿no?

    ResponderEliminar
  9. Nada de tragar y tragar... a veces hay que cuidar de una misma.

    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  10. Eso, hay que cuidar lo que se come y lo que aceptamos, no todo vale.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  11. Es cierto, yo a veces tengo unas indigestiones espirituales...creo que engullo en ocasiones algo que no es bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. No todo se digiere bien.
    Pero nos tientan con muchas golosinas y luego duele la tripa. Es una muy buena comparación: comiday pensamientos.
    Elegir sano y masticar bien parece una buena idea.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. No lo había oído, pero ahora lo pienso y reflexiono y no puede ser más cierto. Habrá que masticar despacio para favorecer la digestión.

    ResponderEliminar
  14. Tech. Indigestiones espirituales, nunca lo había pensado. En mi caso es mas terrenal, escucho muchas cosas que me dañan, no es espiritual sino cuestión de supervivencia. Un besino.

    Alex B. A que sí? la idea no es mía, pero desde luego es una comparación genial, todo lo que entran en nuestro cuerpo debería ser bueno, no?

    Sergio. Masticar bien o abtenerse de comer aquello que nos hace daño, no?

    Un beso para cada uno/a.

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo completamente. Hay cosas que sientan muy mal tanto al estómago como a la barriga.

    ResponderEliminar
  16. Si verdad? hay que cuidar lo que digerimos, no todo vale.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Espérame. Feliz navidad, a tí también.

    Alex. Feliz navidad corazón, un abrazo.

    ResponderEliminar