martes, 23 de diciembre de 2014

Navidad

Llegó a su destino después de un largo viaje en tren -en navidad no se puede viajar- pensó. Ya en casa, sus padres, hermanos y sobrinos la recibieron con alegría cuando bajaba del taxi. 
-Nada de besos que vengo cansada, después de la siesta os saludo a todos-. Y sin sacar la maleta del porta equipajes se fué directamente a la habitación del fondo, tomó una ducha y durmió hasta que anocheció. Cuando despertó, la casa estaba en silencio, con decepción fue hasta la cocina y encontró a su madre entre los fogones. 
-¿Dónde están todos? -preguntó.
-En la plaza hay un belén viviente y los niños querían verlo. Por cierto mañana comemos en casa de tu tía.
-Estupendo, para comidas familiares estoy yo-. Su madre levantó la cabeza  dijo:
-Es navidad, mujer.
-Pues por eso, vacaciones y descanso- dijo Elvira con fastidio.
-No tienes remedio-dijo su madre- pero Elvira no la escuchaba, estaba mirando el móvil.

2 comentarios:

  1. Pues como una familiar como esta; sopa ramen sería suficiente. Feliz Navidad mi amiga. H.

    ResponderEliminar
  2. Ni sopas ramen merece. Felices días para tí también. Un saludo

    ResponderEliminar