lunes, 22 de agosto de 2016

Las gafas de color lila

Yo estaba sentada en el suelo de salón, llorando. No la oí llegar, se puso a mi lado y me dijo " mamá no llores". Levanté la cabeza  y vi sus tres espléndidos años.
Me miraba a través de unas  gafas de color lila sin cristales. Ese día hacia calor y solo llevaba puestas unas braguitas azules -del revés- con la etiqueta por fuera  y  las chanclas -como siempre-  cambiadas de pie.

Volvió a decirme "No llores caiño", sin "r". Y olvidé el motivo de mi llanto.

2 comentarios: